www.instalacionesdecalefaccion.net

electrainst@yahoo.es

TEL. 620 020 389 - 659 412 277

Los distintos tipos de calefacción que encontramos en el mercado actual pueden adaptarse fácilmente a nuestras necesidades. Cada modelo posee sus propias particularidades y dependerá de su combustible o energía y también del sistema de calefacción seleccionado. Entre otros sistemas energéticos contamos con la calefacción a gas, gasóleo, biomasa, sistema eléctrico y solar.

 

Características de la calefacción a gas

El sistema de calefacción a gas es uno de los más empleados en la provincia de Barcelona. Las ventajas de esta elección, entre ellas, es que no hay que preocuparse por pedidos de suministro de combustible, el combustible no se almacena, la combustión que realiza el gas es limpia. Las calderas se clasifican según sus prestaciones:

 

  • Calderas mixtas. Este tipo de calderas se utiliza para alimentar el agua caliente sanitaria (ACS) y la calefacción. Con la limitación del ACS cuando se abren varios grifos a la vez. Es ideal para residencias pequeñas o que con poca demanda.

  • Calderas mixtas por acumulación. Son como las calderas mixtas pero con la gran ventaja que incorporan un deposito destinado al ACS, con lo cual obtenemos una gran producción de agua caliente cuando abrimos varios grifos simultáneamente.

  • Cadera solo calefacción. Este tipo de caldera se utiliza solamente para alimentar el circuito de calefacción. Suelen ser mas potentes que las calderas mixtas.

  • Estufas. Se utilizan para calentar un pequeño recinto.

 

Calefacción de gasóleo

La calefacción de gasóleo utiliza el compuesto gasóleo C, también conocido como gasoil de calefacción, este tipo de calefacción está sujeto a las variaciones de precios del petróleo y la cantidad del pedido para almacenarse. La calefacción de gasoil tiene un bajo rendimiento en comparación con sistemas de calefacción que utilizan otros combustibles. Sin embargo, las tecnologías actuales posibilitan que las calderas que utilizan gasoleo más que las calderas que emplean otros combustibles, mediante el sistema de calderas por condensación.

Estas calderas producen agua caliente a una menor temperatura que otro tipo de calderas, entre unos 40 y 50ºC, y poseen un sistema emiten una menor cantidad de gases tóxicos a la atmósfera.

Una de las grandes ventajas de la calefacción de gasóleo es su seguridad, ya que necesita llegar a a 65ºC de temperatura para alcanzar su punto de inflamación, comparado, el gas no necesita temperatura para inflamarse.

Otra de las ventajas de la calefacción de gasóleo que necesita pocos requisitos de seguridad con las normativas cuando se implican el uso de este combustible. Son menores las reformas que se deben realizar para instalar una calefacción de gasóleo comparado con las que requiere una instalación de gas. Los mínimos requisitos de las revisiones , las inspecciones que se realizan a estos sistemas son menos rigurosas.

La calefacción de gasóleo es altamente eficiente para calentar espacios grandes.

 

Calefacción por biomasa

Este sistema utiliza como combustible la biomasa. Se trata de la segunda fuente de energía más ecológica y sostenible del mercado, después de la energía solar. Además, tiene múltiples ventajas que la convierten en una de las opciones más interesantes del mercado.

La biomasa es el combustible formado por restos vegetales, procesados o no. Entre otras, encontramos los pellets de madera, las cáscaras de almendra, los huesos de aceituna, la leña y trozos de madera.

Las principales ventajas son:

  • Las calderas de biomasa, son muy ecológicas.

  • El combustible es mucho más barato que el gas, gasóleo y que la electricidad. Con una caldera de biomasa se puede un 40% en comparación con los demás combustibles dando el mismo rendimiento calorífico.

  • Se puede aprovechar los restos de la poda o la leña para alimentar la caldera.

  • Las calderas a biomasa están sujetas a subvenciones.

  • Se puede adaptar a una caldera de gasóleo un quemador de biomasa, así conseguimos sustituir el combustible.

  • En el caso de las calderas de gas, también existe la opción de convertirlas a biomasa.

  • Podemos aprovechar la biomasa para combustible de chimeneas o estufas de leña.

 

Calefacción eléctrica.

La calefacción eléctrica es un buen sistema cuando no se disponer de otras fuentes de energía. También se utiliza como apoyo a calefacciones ya instalada y con mal rendimiento.

La principales ventajas son:

 

  • El coste de la instalación de la calefacción eléctrica es menor que otros sistemas, no requiere e instalación de tuberías.

  • Es limpia y segura, sin riesgos de fugas de ningún tipo.

  • No requiere mantenimiento.

  • Regulación y programación independiente para cada radiador, podemos obtener distintas temperaturas para cada estancia.

  • Ahorrar con la calefacción eléctrica por acumulación

 

La calefacción eléctrica es buena opción para:

  • Cuando la necesidad de calefacción no excede de los 3 o 4 meses al año y las temperaturas bajan normalmente de 5ºC.

  • Si el uso de la vivienda es para fines de semana o periodos vacacionales.

  • Si la vivienda es pequeña entre 30 o 40 m2.

 

Es diferente el uso de la calefacción eléctrica frente a otros sistemas convencionales de calefacción, ya que se encienden solo los radiadores en las salas ocupadas.

Otros sistemas de calefacción eléctrica son:

  • Bomba de calor y aerotermia: Es un sistema termodinámico que toma la energía del aire exterior para transferirlo en forma de calor o frío a través del aire interior.

  • Suelo radiante eléctrico:Se instala bajo el suelo, el grado de confort es excelente ya que es uniforme en toda la vivienda y se transmite de forma estable. No se ven las instalaciones ni los emisores de calor.

 

Calefacción solar

La energía solar también puede ser aprovechada para la calefacción de la casa. Lo ideal es diseñar un sistema solar conjunto con otro sistema auxiliar a gas, gasóleo, eléctrico, biomasa etc... con el fin de que tenga apoyo a la demanda. En calefacción no se diseña para cubrir el 100% de la demanda por diferentes razones técnicas. En verano por falta de demanda energética, el sistema puede sufrir un sobrecalentamiento. Otra razón es que no es eficiente dimensionar la instalación para la temporada de invierno si durante el resto del año no la aprovechamos, aunque se puede utilizar para calentar o climatizar una piscina.

El suelo radiante es un sistema ideal para funcionar con energía solar. El suelo radiante consiste en unas red tuberías instaladas bajo el pavimento de nuestra casa. Este sistema trabaja a baja temperatura, hablamos de unos 35ºC frente al sistema convencional que oscila entre los 70-80ºC, con lo cual se necesita mucha menos energía para optimizar el confort. El propio suelo es el radiador que reparte el calor uniformemente y queda nuestra calefacción totalmente invisible.

 

Consejos prácticos:

A la hora de optar por una calefacción también podemos agregar un termostato programable. Aporta un gran ahorro energético ya que le permite programar automáticamente su calefacción, encendido-apagado, regulación de temperatura según el horario y día de la semana. También le permite que funcione su calefacción en modo manual.

Para calefacción por radiadores se aconseja acoplar un cabezal termostatico en cada radiador, con esto conseguimos que cada estancia este a la temperatura deseada por el usuario. Es un buen sistema de confort y ahorro energético.

La selección de la temperatura es clave, nuestro consejo es programar la temperatura a 21ºC. Con esta temperatura se logra un buen confort y un excelente ahorro energético. Si ponemos la temperatura mas alta, no vamos a conseguir que la vivienda se caliente mas rápido si no que la caldera tarde mas en parar de calentar para conseguir la temperatura seleccionada. Hay que tener en cuenta que cada 1ºC que incrementemos representa mas consumo.

Electra Instalaciones SCP © 2012 Todos los derechos reservados - electrainst@yahoo.es - Telf. 620 020 389- 659 41 22 77